Imágenes de la residencia en MAM, Chiloé.

 

 

Imágenes de Puerto Williams y de la travesía en barco desde la Isla Navarino a Punta Arenas. 

Residencia en Museo Arte Moderno Chiloé

Febrero 2017 /Beca creación literaria Fondart

Durante el mes de febrero hice una residencia artística en MAM, Chiloé, con el objetivo de trabajar en las ilustraciones para el cuento de mi autoría "Borde de Plata", cuya historia se desarrolla en la Isla de Chiloé (sur de Chile). El proyecto fue ganador de la Beca de creación literaria del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes el 2016.

El trabajo consistió en:

-  Estudiar el paisaje chilote

- Hacer registro fotográfico de artesanía, paisaje y arquitectura para utilizar de referente e incorporar en collages digitales.

- Rescatar aspectos de la cultura y tradición para incorporar en las imágenes del libro. 

- Crear una primera versión de las imágenes para definir el estilo de ilustración.

La experiencia fue enriquecedora pues también me permitió conocer a fondo el MAM, su historia, colección y disfrutar de la residencia construida especialmente para los artistas que quieren desarrollar obra allí. Actualmente trabajo en la maqueta del libro con las imágenes definitivas con el objetivo de acabar el mes de julio del 2017.

 

 

Residencia en Puerto Williams, isla Navarino, Patagonia, Chile.

Noviembre 2016 / Arte y ciencia

Durante los últimos años he trabajado para algunas publicaciones del IEB (Instituto de ecología y Biodiversidad). El 2016 me concentré en la escritura de cuentos con temáticas de flora y fauna inspiradas en la región de Magallanes entre otras, razón por la cual visité la zona durante el mes de noviembre y residí en la base científica del IEB, ubicada en Puerto Williams. Allí compartí jornadas en terreno con dos científicas que estudiaban diferentes aves para sus proyectos de doctorado en Texas, hice algunas charlas en el colegio para hablar sobre los proyectos en que se vincula ciencia y arte, visité la isla y compartí con sus habitantes.

La experiencia fue enriquecedora, el trabajo en terreno con las científicas me sorprendió al descubrir lo mucho en común que existe entre el quehacer de un científico y un artista, especialmente en relación a la observación, la contemplación y compenetración con el objeto de estudio. Este viaje verá sus frutos prontamente en un libro infantil que publicaré a fines de este año.